Facebook
Twitter
Mail

El machismo


  1. Usted es una escritora famosa en todo el mundo y ha participado en la lucha sandinista, hechos que son destacantes para una mujer en una sociedad machista como la latinoamericana. ¿Cómo ha sido posible para Ud. tomar este camino?

 

Mi madre inspiró en mí, desde que yo era pequeña, la noción de que ser mujer era poseer un enorme poder. Crecí pensando que ser mujer era una ventaja a mi favor. Eso hizo que no concibiera participar en la lucha de mi país como algo que estaba más allá de mis posibilidades o vedado. Creo que cualquier mujer que se decida a asumir su feminidad como poder y no como debilidad, puede hacerla valer. A veces tendrá que luchar, pagar un precio quizás, pero conquistará terreno. Lo peor es aceptar las limitaciones y resignarse a vivir una vida limitada.

 

Yo decidí vivir la vida que quería vivir como persona. Muchas otras mujeres en Nicaragua también lo hicieron.

 

  1. ¿Cómo se repartían y cumplían los papeles entre hombres y mujeres en la guerrilla?

 

En la guerrilla hubo muchas mujeres. La primera ciudad liberada en Nicaragua en la insurrección de 1979, fue liberada por un Estado Mayor guerrillero compuesto por cinco mujeres y un hombre. Pienso que esa época fue una de igualdad casi utópica entre hombres y mujeres. Pero cuando tomamos el poder las cosas cambiaron, En el gabinete de gobierno de la Junta Sandinista sólo había una mujer.

 

  1. ¿Qué opinan su familia y sus conocidos masculinos sobre el hecho de que se ha vuelto tan famosa como escritora? ¿Cómo tratan ellos el hecho de que Ud. escribe textos femeninos y eróticos?

 

La mayoría respeta y celebra mis triunfos. Ya me he ganado una cierta inmunidad a la crítica machista que me hizo sufrir bastante cuando empecé a escribir. Recientemente fui incorporada a la Real Academia de la Lengua Española, capítulo Nicaragua. Soy la quinta mujer en ser aceptada en mi país en esa muy respetable y predominantemente masculina institución.

 

A estas alturas, el erotismo y feminismo de mis escritos se ha abierto paso. Creo que el tiempo ha demostrado que liberar el lenguaje es ampliar nuestra manera de ver y gozar la vida y sus dones.

 

  1. ¿Según Ud. y sus experiencias, ¿cómo se manifiestan el machismo y la emancipación femenina?

 

El machismo sigue prevaleciendo. En los países desarrollados en una especie de corriente insidiosa, sofisticada y de baja intensidad que cruza todas las esferas de la vida social. En la mayoría del mundo se expresa en violencia brutal. En Bangladesh, por ejemplo, el 50% de las mujeres asesinadas son asesinadas por miembros de sus familias, en África más de 120 millones de niñas han sido sexualmente mutiladas, en Nicaragua, 70% de las mujeres han sido golpeadas alguna vez por un hombre…las estadísticas son tremendas y terribles.

 

Pero las mujeres hemos avanzado enormemente. Nos ganamos derechos políticos, el derecho a la educación. Nos hemos ganado respeto social. Hemos logrado leyes contra la discriminación sexual. Los logros de la mujer desde fines del siglo diecinueve hasta nuestros días constituyen, a mi juicio, la revolución más importante que ha visto la humanidad en cuanto a cambio de valores y en cuanto a facilitar la participación plena en la sociedad del 50% de sus miembros. Pero es un proceso largo. Todas las mujeres debemos luchar porque continúe y se profundice. En esta lucha no hay vuelta atrás.

Los comentarios están cerrados.


Contacto de Agente
Guillermo Schavelzon, Muntaner 339, 5o. Barcelona 08021, Spain – guillermo@schavelzon.com