Facebook
Twitter
Mail

RadioAlemania “EL PAÍS DE LAS MUJERES” -2012


Pregunta: La idea del libro: leyéndolo pensé: por supuesto, para muchas mujeres, este sistema del “gobierno de mujeres” (incluso 6 meses de ausencia de los hombres en el aparato gubernamental, para que entiendan la tarea de la mujer) parece lo más eficaz y saludable del mundo. Sin embargo, no nos atrevemos ni pensarlo, ni siquiera en Alemania, porque de primera vista parece tan “naíf” e imposible. ¿Cómo se le ocurrió pensarlo y anotarlo – cómo nació la idea del libro?

 

Respuesta: Pienso que hasta ahora las mujeres, para entrar al mundo de los hombres, los han imitado. Ninguna mujer ha llegado al poder y ha dicho: “Yo tengo otra visión de cómo debían ser las cosas y voy a cambiar las reglas del juego y crear una verdadera igualdad entre hombres y mujeres porque mientras esa igualdad no exista, nunca habrá justicia” Mi novela imagina un grupo de mujeres que deciden hacer eso. Yo creo que para cambiar la realidad necesitamos visualizar una realidad diferente. Picasso dijo que “el arte es una mentira que revela la verdad” En mi novela las mujeres usan el poder para crear la infraestructura necesaria para que la sociedad funcione según las necesidades de hombres y mujeres, de manera que ambos puedan ser todo lo que quieran ser y además amar, tener hijos y ser felices. Las mujeres de mi novela son muy femeninas y no tienen miedo de usar el poder de su feminidad. Son sensuales y también maternales. Por eso mandan a los hombres a “descansar”. Lo que quieren es desprenderse de la manera de pensar y la autoridad masculina para abrir sus alas y dejar volar su imaginación. Es interesante que recientemente, en Islandia, sucedió algo parecido. Después de que el país quebró, las mujeres tomaron las riendas y sustituyeron a todos los ministros por mujeres…y les está yendo mucho mejorJ

 

 

Pregunta:  El “PIE”: usted escribe en las últimas páginas que existió ese partido en Nicaragua. ¿Tenían ideas parecidas a las de sus protagonistas en el libro? ¿Puede contar de ese movimiento?

 

Respuesta: El PIE (el Partido de la Izquierda Erótica) le llamamos en los 80 a un grupo que formamos varias mujeres en Nicaragua. Todas habíamos participado en la revolución y queríamos que la revolución significara un cambio en las relaciones hombre-mujer. Pero nada de eso estaba sucediendo. Entonces decidimos hacer este partido secreto. Cada una de nosotras tenía un puesto importante en el gobierno o el partido de la Revolución. Nos reuníamos, nos poníamos de acuerdo y después cada una actuaba dentro de su área de influencia. Fue una experiencia muy rica y además divertida porque nos pusimos ese nombre escandaloso y lo hicimos usando nuestro poder de seducción, sabiendo que, individualmente, el ser mujer también nos daba ciertas ventajas.

 

 

Pregunta: Faguas: primero pensé que usted describía Nicaragua misma. Después pensé: ¿Faguas representa todos los “aspectos negativos” de toda Latinoamérica (que admiro mucho), la corrupción fatal, el maltrato de la mujer, la desigualdad, el saldo del propio país, el enriquecimiento…En qué pensó usted?

 

Respuesta: Faguas es el país que inventé para mi primera novela, “La Mujer Habitada”. Quiere decir un país de Fuego y Agua, y sí se parece a muchos países de América Latina donde existe gente maravillosa, mucha energía, mujeres extraordinarias, pero donde la lucha es contra todo un sistema de valores que impide que los países salgan de la pobreza y prosperen: hay corrupción, caudillismo, desigualdad, machismo…

Faguas es un país que podría ser cualquier país. En lo que compete a las mujeres, hay desigualdades enormes aún en los países desarrollados. En Alemania, según las estadísticas, las mujeres ganan 23% menos que los hombres en el mismo trabajo. Y todavía no hay una infraestructura social que permita que la maternidad no sea penalizada. No es casual que la tasa de natalidad sea tan baja aquí y en Europa. Mientras más educada y consciente es una mujer, menos hijos quiere tener porque sabe que la vida se le hará más difícil. Es un absurdo.

 

 

Pregunta:  Lo biográfico: yo sé que es la pregunta típica “qué es lo biográfico en su libro” – sin embargo, haber leído su autobiografía me parece indudable la coherencia con su propia vida en muchos aspectos. Sobre todo, su rol como precursora de la emancipación: ¿El FSLN, sus poemas eróticos en un país ultra-católico, la separación de su primer marido en aquel tiempo – me equivoco?

 

 

Respuesta: Más que biográfico, este es un libro que reúne experiencias de mi vida: la experiencia, por ejemplo, de por qué fallan las revoluciones, de por qué es tan importante luchar contra las desigualdades tanto en la vida privada como en la pública. Es un libro que tiene mucho humor, que es erótico porque celebra la vida y la feminidad y la libertad, que son las cosas que yo he celebrado en mi poesía y en mis novelas. Me siento contenta con él porque no es un libro dogmático, ni militante, pero es un libro que sí tiene un mensaje claro, un mensaje que dice que abramos los ojos porque los cambios que sí nos pueden hacer más felices, los tenemos al alcance. No necesitamos ni hacer la guerra, ni ser ideólogos para lograrlos.

 

 

Pregunta:  La realidad: cuando leí lo de los violadores y sus castigos o de la reforma educativa de la PIE, pensé: ¡espectacular! ¿Pero qué posibilidades hay – según usted – para la verdadera igualdad entre hombre y mujer en nuestro mundo hoy en día? ¿Y qué posibilidades hay para que se auto-curan los sistemas políticos latinoamericanos?

 

Respuesta: Lo que a mí me preocupa de este asunto de la igualdad es que hay quienes piensan que ya avanzamos todo lo que se podía. Yo creo que la igualdad es no sólo posible, sino imprescindible para que haya un mundo más justo y mejor. Creo que las mujeres nos quedamos atoradas en unas luchas, como la del aborto, por ejemplo, y dejamos de pensar con creatividad. Mi novela tiene un montón de ideas creativas sobre pequeñas cosas que se pueden hacer que tendrían un enorme impacto a largo plazo. Y no sólo en Latinoamérica, que tiene más problemas lógicamente que un país como Alemania, pero también en Alemania porque aquí el machismo es más sofisticado, pero sigue siendo machismo.

Tenemos que pensar cuánto se ha avanzado de los años 60 para acá. Para mí, la mayor revolución del siglo XX fue la de la liberación femenina. La manera en que vivimos ha cambiado mucho desde entonces. No hay razón para pensar que no puede cambiar mucho más aún. Yo soy muy optimista.

 

 

Pregunta: ¿No queda también una gran desilusión sabiendo cuantas mujeres aún sufren el maltrato de sus maridos, violaciones, desigualdad después de 40 años de lucha por la emancipación?

 

Respuesta: Yo pienso que hay una epidemia de violencia contra las mujeres que tiene que ver precisamente con la misma liberación de la mujer. A mayor resistencia de la mujer a ser explotada, mayor violencia por parte de los hombres. A nosotras las mujeres nos tocaría ponernos al frente de una gran campaña contra la violencia, pero hay que empezar por salir de la indiferencia en que hemos caído. Por eso mi novela es importante porque revive ese “esprit de corp”, la idea de trabajar como grupo, de querernos las unas a las otras.

 

 

Los comentarios están cerrados.


Contacto de Agente
Guillermo Schavelzon, Muntaner 339, 5o. Barcelona 08021, Spain – guillermo@schavelzon.com